Si subimos por la calle Mayor llegaremos a Sa Plaça, dónde está situada la Iglesia de Santa Maria de Sineu (3). Constituye el monumento más relevante del patrimonio arquitectónico de Sineu. La antigua iglesia fue víctima de un incendio en el año 1505 e inmediatamente después se empezó la construcción del nuevo templo, también de estilo gótico.

En los años 1880 y 1881, este nuevo templo fue sometido a importantes obras de ampliación, entre las cuales destaca la nueva cabecera y el crucero, con una impresionante cúpula de base octogonal sobre trompas, que dibuja un ágil juego de nervaduras en forma de estrella. La fachada principal es de una estilo gótico austera, y el coronamiento adopta la forma de una testera triangular, con una apertura allá dónde antiguamente había una espadaña. La fachada lateral tiene un alzado dividido en dos cuerpos.

El interior del templo está formato por una planta de nave única con crucero transversal, con cinco capillas a cada lado. La cubierta de la nave es de vuelta de crucería. La iglesia está presidida por la imagen gótica de la Virgen María de Sineu, una de las denominadas "vírgenes-sagrario", obra de Gabriel Mòger con fecha de 1509. La cuarta capilla de la izquierda es la Capella Fonda, que está cubierta por una cúpula sobre pechinas, y que aloja el impresionante retablo barroco de la Virgen María del Rosal, de 1672, con pinturas de Rafel Guitard.
Cerrada durante un periodo de 7 años, actualmente la iglesia se encuentra totalmente restaurada, se han instalado todos los vitrales que carecían, y, además, se han restaurado las piezas del antiguo retablo. También cabe mencionar que en la vicaría de la misma iglesia se ha abierto un museo con una importante colección de escudillas antiguas.

El campanario (4)fue construido en el año 1549. Está separado de la iglesia pero se comunican por un paso elevado y cubierto que el pueblo denomina "pontet de Santa Bàrbara". Sobre su planta cuadrada se levantan 7 cuerpos separados por molduras que acaban en un coronamiento piramidal. Se puede subir hasta arriba por una estrecha escalera de caracol interior.
Justo al lado de la iglesia se puede admirar el monumento a San Marcos (5), ante la vicaría. Es una escultura hecha con plancha de cobre obrada, que data de 1945. Es obra de Joan Maimó y fue terminada en los talleres de Can Seguí. En este caso, el león, símbolo del evangelista, se representa alado y con el escudo de Sineu. Es muy probable que el rey Jaime II fuera el responsable de la devoción a San Marcos, porque el monarca ya había dedicado la Capilla Real del Castillo de Bellver al mismo santo evangelista y, al parecer, transmitió esta devoción a los agricultores de Sineu, que pedían al santo lluvias provechosas para la primavera. Así, se convirtió en patrón del pueblo. La fiesta se celebra el 25 de abril.

Seguimos nuestro itinerario hacia las monjas concepcionistas, que ocupan el Palacio de los Reyes de Mallorca (6), símbolo del antiguo esplendor de la villa: el palacio fue un encargo del rey de Mallorca Jaime II, en el año 1309. Mandó construirlo sobre una base de origen islámico que posiblemente fue el alcázar del emir Mubaxir, muerto en el año 1114. Entre los años 1319 y 1523 fue residencia del veguer de fuera y, con la desaparición del Reino de Mallorca, sufrió graves perjuicios. En el año 1583, Felipe II lo traspasó a las monjas concepcionistas y se llevó a cabo una importante reforma (especialmente intensa en el siglo XVII) para adaptarlo al uso conventual. No hace mucho, en el año 1987, se reformó la torre del homenaje.

El conjunto que nos ha llegado tiene a la vez elementos de palacio fortificado y de convento de clausura estricta. Es un conjunto muy heterogéneo y destaca la iglesia, de tipología tradicional. Tiene una planta rectangular dividida en cuatro tramos, en el primero de los cuales se encuentran la tribuna y el presbiterio. La cubierta es de vuelta de arista, sacado de la del presbiterio, que es de cañón. El presbiterio, tras la reja que marca la clausura, está presidido por una imagen de la Inmaculada de 1590, obra de Gaspar Gener. En el tercer tramo de la nave, a la izquierda, está la capilla principal, que tiene una entrada de arco rebajado con estrías helicoidales.

Esta capilla protege un lienzo de santa Teresa, un retablo rococó y, en el bancal, una imagen de san Francisco Javier que data de final de siglo XVII. En la parte superior del segundo tramo está el órgano, que fue construido en el año 1882. A la izquierda de la iglesia del convento, formando un ángulo recto, está la portería, el portal de la cual está coronado por el escudo franciscano. El vestíbulo que sigue el portal es de planta rectangular, con cubierta de dos tramos de vuelta de arista centralizados por sendas llaves de vuelta con motivos religiosos, y seis columnas de fuste delgado levantadas sobre poyos. En el muro de la derecha hay un portal de arco redondo y un torno, toda una muestra de las normas de la clausura.

En la calle Rev. Arnau Ramis está el Convento de las Hermanas de la Caridad (7), congregación que se instaló en Sineu en el año 1864. El oratorio o capilla del convento es un edificio neogótico que se inauguró en el año 1892 .

Tiene un portal de arco ojival, con cuatro arquivoltas lisas que, del mismo modo que las jambas, están libres de ornamentación, con la parte inferior de piedra viva. Más arriba del portal una línea de imposta deja paso a un rosetón, los vitrales del cual forman la M del anagrama de Maria. El coronamiento presenta motivos vegetales, dos pináculos laterales y una espadaña rematada por una cruz.

A la derecha de la capilla, marcada con el número 19, se levanta la fachada del que es propiamente el convento; tiene tres plantas y portal de dintel. A la izquierda de la capilla está el edificio de las escuelas, que se inauguró día 19 de junio de 1927. Las aulas del edificio, actualmente desocupadas, se distribuyen en tres pisos. La tarea educadora de las monjas llegó casi hasta nuestros días, hasta que su colegio de ocho cursos pasó al colegio público.
También se puede observar la parte de atrás del palacio y una magnífica vista de la escalera de piedra, que es un rincón muy bucólico y atractivo.

A continuación, giramos por la calle Hospital y llegamos al antiguo Hospital (8). El Hospital de Sineu fue fundado muy posiblemente hacia el año 1240 por concesión real de Jaime I. En el 1918 se puso la primera piedra del asilo que ha alojado hasta hoy. Actualmente, está en proyecto la construcción de un centro de día. Dentro del recinto del Hospital se encuentra el Oratorio de San José, que primitivamente estaba dedicado a san Jorge, hasta que en el año 1630 fue dedicado a san José.
En el interior se encuentran numerosas piezas de gran valor, entre las cuales destacan una pintura renacentista sobre tabla, que representa la madre de Dios del Rosal y la Sangre, (obra de Gaspar Gener), dos pilas de agua bendita, una con pedestal y la otra pegada a la pared; un grupo escultórico en madera del siglo XVII que sale en las procesiones del Jueves y Viernes Santo y otro grupo escultórico de madera y talla del siglo XVI que también desfila en Semana Santa.

Nuestro paseo termina en la plaza Es Fossar (9), denominada así porque era el lugar dónde antiguamente se enterraba a los difuntos. Desde el siglo XIV, cada miércoles se celebra el mercado de ganado. En lo alto del mercado está el mercado cubierto, que fue construido en el año 1956 y que era donde se pesaban los animales.

(SIGUIENTE-ANTERIOR)